Imprimir esta página
Lunes, 07 Octubre 2019 08:22

Crítica de la serie 'Educar a un superhéroe' (Netflix). MUJER AFROAMERICANA salva al mundo dando a luz a un superhéroe AFROAMERICANO

Escrito por  Publicado en Críticas Series 2019-2020

el arte de defecar: de castaño oscuro a deyección líquida

Aprovechamos la palanca que la muerte de Diahann, mujer afroamericana para encadenar esta crítica pues es precisamente la puerta de entrada de una ingente cantidad de toxicidad como se verá a lo largo de estas líneas.

Una parte de nuestro equipo, los amantes de la ciencia ficción, han arremetido con afectada severidad contra la serie tachándola de desastre absoluto.  Muy descuidada en todo lo que sustenta a un buen producto: una mala dirección, pésimos actores y peor guión. ¿Los efectos especiales? ¡Lamentables! ¡Si hay películas de serie b que son mejores! No malgastéis vuestro tiempo con "Educar a un superheroe", no se lo merece por chapuza.

A los que la ciencia ficción ni nos va ni nos viene, hemos sido más indulgentes pues los efectos especiales no sabemos ni qué son. Lo nuestro es la ficción sin ciencia. No estamos en absoluto defendiendo la serie. Coincidimos totalmente en los puntos de, sobretodo, nefasta actuación e inexistente dirección. 

Partiendo de la base no errónea de que no soportamos a los niños, sobretodo a los maleducados, podéis imaginar que en más de una ocasión hemos sentido la tentación de pegarle un sopapo al mocoso. Se nos hace pesada tanta anécdota y peripecia. "Mamá, ahora desaparezco y me subo a un árbol y me da un ataque de asma y..." "Mamá ahora arranco los árboles de cuajo con la mente" "Mamá ahora me da por aparecer delante de un coche a toda marcha". Es decir, si un niño ya es una distracción en constante movimiento frenético de la que hay que estar pendiente casi las 24h del día, un niño con superpoderes cansa hasta al espectador.

, las actuaciones son horribles:

  • Dion (Ja'Siah Young) con sus ridículos aspavientos de mago y su abracadabra es literalmente increíble. Y no nos vale su corta edad como justificación ante la inutilidad interpretativa. Otros niños lo han hecho mejor.
  • La mamá Alisha Wainwright (cazadores de sombras) está en pantalla para atraer a los televidentes babosos porque como actriz deja mucho que desear
  • La hermana de la mamá un poco más de lo mismo
  • El mentor, Pat (Jason Ritter), sin comentarios
  • El papá, Mark (Michael B. Jordan) no tenemos ya palabras
  • Suma y sigue

---------------------------------

Totalización: Un coñazo +21% I.V.A

SÍ, el guión es tremebundo.
A pesar de no haber leído el cómic de Dennis Liu, su adaptación no invita al disfrute.

Se diponen todos lo topicazos llegados directamente de los USA (iu es an ei, como diría Borat) donde les encanta recrearse en el drama y la desgracia, donde a todos los niños y niñas les falta un padre, una madre o ambos (y si puede ser porque se han muerto, mejor).
Si además son "african-american" (o negros en lenguaje mundano) es el no va más y, como colofón, si a todo lo anterior le sumamos que son homosexuales, ¡Oh! ¡Orgiástico infortunio! Órgasmico para los productores y que a nosotros nos aburre ya. Otra ventosidad maloliente para la colección de dramas y la autoflagelación conquistando la simpatética lágrima del público.

Ya para acabar con el campo semántico escatológico, la gran cagada viene en el capítulo 3 en el que con los ojos como platos, no podemos creer la ABSURDIDAD, RIDICULEZ Y ESTUPIDEZ de los guionistas que provoca nuestra sublevación en clave de irreverencia absoluta.

¡NO, NO Y NO! BASTA YA DE SANDECES de este calibre que estamos ya en el siglo XXI. Ese tipo de incisos deberían estar PROHIBIDOS. Y aunque defendemos la libertad de expresión a capa y espada tenemos la máxima INTOLERANCIA para lo cretinos. 

Nicole,Alisha Wainwright,  es una joven madre viuda y AFROAMERICANA que, tras la muerte de su marido Mark, Michael B. Jordan, se traslada de vivienda intentando escapar de los recuerdos. Sola debe afrontar la educación de su hijo de 7 años, Dion, que además empieza a despertar a su alrededor fenómenos para anormales (como esta serie). Habilidades misteriosas y superpoderes harán que Nicole se vea obligada a ayudar a su hijo a controlar sus poderes con la ayuda de Pat (Jason Ritter) amigo de su fallecido marido. 

La ofensa viene cuando en un día de escuela, a Dion le quitan el reloj de muñeca que había sido propiedad de su padre. El niño que se lo quita no se lo quiere devolver y, con sus poderes fuera de control pero sin a penas tocarlo, Dion le causa un pequeño accidente a su compañero. El director se ve inmiscuido en este absurdo berenjenal y acaba por castigar a Dion, que teóricamente no ha hecho nada pero el otro crío sale impune de su fechoría. Y aquí viene la guinda del pastel: Nicole le explica a su hijo que él es maravilloso, guapo, inteligente y buena persona pero que en este mundo lo va a tener muy feo por culpa del color de su piel... y el director lo ha castigado a él y no al otro crío porque es negro...

NOS ECHAMOS LAS MANOS A LA CABEZA CON OTRO ¡¡¡¿¿¿WTF???!!! ¿¿¿¿REALLY????

TÓXICO, ABSURDO, ESTÚPIDO, RIDÍCULO, ESTRECHO, ESPERPÉNTICO, GROTESCO, PORNOGRÁFICO...

¡Apaga y vámonos Mari Pili! Que esto ya pasa de castaño oscuro a deyección líquida.