Publicidad
Domingo, 03 Noviembre 2019 13:43

Crítica de la serie SOMOS LA OLA (Netflix): Aborto líquido del experimento original.

Escrito por  Publicado en Críticas Series 2019-2020

 "Wir sind Die Welle" ES LA TERCERA OLA

¡ALARMA SOCIAL! Estamos ante una tercera ola de imbecilidad humana, pero nadie parece haber pensado en esto...


Manifiestamente inspirada en la película de 2008 del director alemán Dennis Gansel titulada "La ola" (Die Welle), "Wir sind die Welle" parte de la voluntad de hablar de lo mismo que Gansel pero por fasci-culos. ¿Cuál es el interés? ¿Aprovechar "la ola" de series para dar a conocer la obra primitiva?

En ningún momento se hace referencia a la misma. Es más, los ingredientes de los que está compuesta la serie le quitan protagonismo al mensaje inicial en favor de centrar el foco en un dramón adolescente y casi Shakespireano (si es que se nos permite la invención) en donde chica rica conoce a chico pobre (pero extremadamente cultivado) y problemático a lo James Dean en rebelde sin causa.

Las intenciones son claras: buscar un público jóven para llenarle la cabeza de pájaros y conceptos debidamente empaquetados.
Esto es un producto natural, colorante autorizado, azúcar refinado, esto está envasado al vacío y tiene la fecha de caducidad... "La Polla Records" en su disco "Salve" canción "Come Mierda"


Pero pasando por alto nuestra propia moral, la bromita anterior y para no poder ser acusados de subjetividad, exponemos algunos elementos más que nos hacen decir que estamos ante un proceso de malformación mental y la disolución constante de la que Zygmunt Bauman ya nos previno.

Brevemente un resumen para entrar en materia: 

Lea, una adolescente de familia rica, vive sumergida en el mundo de las redes sociales, de aparencia y de felicidad constante. Sus días transcurren entre clases de tennis, un novio que encaja en el patrón de éxito social y amigas guapas. Lea es todo lo que se espera de una chica, buena estudiante, dócil, grácil y bellamente catalogada como mujer florero. 
Un inesperado día, hace aparición Tristán por la puerta del aula. Tristán es todo lo contrario a Lea y, desprolijamente vestido, hace gala de poseer grandes dotes intelectuales o lo que es lo mismo en nuestra sociedad, sabe muchas cosas y tiene la base de datos repleta de fechas, habla 70 idiomas y con tan sólo 17 años ha vivido en, al menos, 10 países diferentes (lo cual repsonde a un porqué con el paso de los capítulos). Por supuesto un especimen de este calibre llama la atención de Lea por su alto grado de diferencia. Prisionera de su palacio de cristal a ritmo de los tambores consumistas, Tristán le hará entender que su vida es una felación, perdón, una falacia.

Tristán hará de cemento conglomerando a un grupo de jóvenes compuesto por los marginados, las sobras de la sociedad y les enseñará que lo que realmente une a las personas proviene del interior y tal y cual. Lagrimita que asoma y bla bla bla.

Cliché tras cliché, el saco de la desesperación se va llenando:

  1. Con 17 años puedes tener la cabeza amueblada, no lo discutimos, pero Tristán acaba siendo un caricatura sobrehumana de perfección ridículamente embutida. Incluso los que nunca nos consideramos parte del mainstream sino más bien del club de los imposibles, al rememorar los 17 encontramos el patrón de rebeldía sin causa de Tristán pero con las limitaciones propias de la edad que confiere el cacareo hormonal.

  2. Las hazañas de Tristán son totalmente patéticas. Resulta que en el mejor de los mundos lo planeado sale a pedir de boca. En "somos la ola" no existen los Murphys y "Fargo" es una comedia para pasar el rato. Pues mal vamos.

  3. Para ir rápido, los personajes en general están demasiado perfilados, sin claroscuros, sin dilemas adolescentes y todos encajan en su debido lugar. Es poco creíble, previsible, sin nada más que ofrecer que líos de faldas.

  4. Igual que sus personajes, las protestas que se llevan a cabo pierden fuelle porque se basan en lo mismo de lo que pecan los chicos. Clasificación y estructura social delimitada que no reposa en el desarrollo de una reflexión sólidamente argumentada sino en un precepto rebelde debidamente contemplado por la sociedad. Nosotros lo llamamos panfletario porque la afiliación a un grupo determinado de protesta social proviene de unos dictámenes externos, de una apariencia y de la sensación de pertenencia a un grupo. Lo queramos o no, las redes, el marketing y la constante exposición de nuestra vida públicamente nos hacen perder consistencia. Zygmunt Bauman acuñó el término de "liquefacción" para expresar la pérdida de solidez en todos los ámbitos de nuestras vidas.

 

Como de la serie está ya todo dicho y no aporta absolutamente nada, la vamos a utilizar para indagar sobre el proceso de liquefacción. El origen histórico halla anclaje en "La Tercera Ola", un experimento que se llevó a cabo para demostrar que incluso un movimiento de protesta que pregona la libertad de pensamiento es rápidamente presa de lo mismo que originó su nacimiento. Las sociedades libres y abiertas pueden pecar de dictatoriales y es precisamente a esto a lo que nos referimos en el empleo de la frase "los mismos perros con diferentes collares".

Un profesor de historia, Ron Jones, del instituto Cubberly High School en Palo Alto California inició un experimiento en 1967 para explicar a sus alumnos, a través de la experiencia personal, las razones por las cuales los ciudadanos alemanes llegaron al extremo de permitir, en el marco de la II GM, la exterminación de millones de judíos entre otros. Para ello ideó un experimento.

Mediante un precepto falso, una mentira, convenció a sus estudiantes que el movimiento que había que combatir (en el caso de Alemania, el fascismo) eliminaría la democracia. Generó en el seno de la clase un nuevo movimiento a la contra de la dictadura cuyo LEMA: "Fuerza mediante la disciplina, fuerza mediante la comunidad, fuerza a través de la acción, fuerza a través del orgullo" enfatizaba precisamente uno de los mayores defectos de la democracia: el individualismo.

El experimento empezó con la disciplina en el aula. Poco a poco, la clase de historia fue motivo de orgullo para sus integrantes hasta el punto de obtener la sensación de superioridad respecto de los demás estudiantes. Así, sucesivamente, el grupo fue mutando hasta rozar el larguero dictatorial para finalmente incurrir EXACTAMENTE en los mismos errores que el movimiento contra el cual debía combatir. El profesor llamó al movimiento experimental "La Tercera Ola" basado en que la tercera de una serie de olas es la que arremete con más fuerza. 

La maleabilidad mental del ser humano se pone al descubierto cuando éste se cree en posesión de la verdad absoluta. Un fenómeno parecido nos está ocurriendo a día de hoy con las redes sociales de fondo. La sociedad está experimentando una atomización y cada grupo social muestra disciplina, orgullo, comunidad y acción. ¿Estaríamos en la actualidad ante un fenómeno de tercera ola de algo? Imbecilidad humana es lo primero que nos viene a la cabeza pero es mucho más profundo y sí, algo se está fraguando con esta fragmentación social.

Veganos, feministas, homosexuales, heterosexuales, cambio climático, independencia, brexit, fitness life, animalistas, pansexuales, asexuales, ecosexuales... «el poder mediante la disciplina, fuerza mediante la comunidad, fuerza a través de la acción, fuerza a través del orgullo»
AHI DEJAMOS EL INICIO DE LA REFLEXIÓN

Remontando el tiempo, en el 2008, apareció la película "Die Welle" que reflexionó, a través del profesor de instituto Rainer Wenger, sobre los efectos de vivir en un régimen fascista. Durante el film, y como respuesta reactiva, los estudiantes crean un movimiento social en el cuadro de sus clases con Wenger donde se utilizó el mismo LEMA que en el experimento de Jones: «el poder mediante la disciplina, fuerza mediante la comunidad, fuerza a través de la acción, fuerza a través del orgullo» . Paulatinamente, la creación ficticia y el régimen reactivo empiezan a traspasar los muros del aula, a cobrar vida propia y a descontrolarse. La ficción se vuelve realidad y Wegner consigue demostrar que, a través de ciertas estrategias com la disciplina para absorber la cultura propia de un grupo en particular, la instauración de un saludo, la adopción de un signo distintivo o el uso de un uniforme, incluso un grupo antisfascista acaba cayendo en la misma dictadura contra la cual, PRECISAMENTE, se originó el movimiento social antifascismo. La cosa se va desmadrando hasta que, no contamos más y os exhortamos a ver la película.

Finalmente llegamos al siglo XXI donde el resultado ha sido la serie "Somos la Ola" que, como ya hemos dicho, tira más a lo panfletario y está claramente dirigida a la pretensión más que la demostración reflexiva. 

El mensaje de la tercera ola es el de la serie... completamente vacío de reflexión, líquido y tergiversado. Así nos llega todo en esta tercera ola... Quedamos pendientes de los acontecimientos próximos.

Tráiler de la peli


Tráiler de la serie:


Comentarios (5)
  • Ruth  - Blanquear el antifascismo
    Estoy totalmente de acuerdo con tu crítica, y si me permites añado el concepto de "blanqueamiento del movimiento antifascista". Explico: Tristan propone siempre la violencia y, a medida que va avanzando la pseudo acción parece que convence a los demás. Pero no porque la bella Lea (pureza, sensatez e intento de hippiepija) impide el acto final terrorista con una performance visible. Supongo que todos la hemos visto entera,así que no haré spoiler. Vamos a ver: 1. Es increíble que con 17 años te plantees atentar contra una fábrica de armas. Si pasamos esto de largo en favor de la ficción 2. Si decides meter una bomba en un sitio así es porque NO QUIERES QUE FABRIQUEN ARMAS, con lo cual 3. Si eres una persona consecuente y firme como se ha mostrado Tristan, te ríes de la llamadita de la niña y pones la bomba por un motivo muy sencillo: ningún acto que no sea atentar impedirá la fabricación de armas, solo lo hará el cargarte la línea de producción y el almacén. Además eres un revolucionario, un solado, nada te debe impedir cumplir tu misión. No tiene sentido, acepto que los personajes sean planos (muuuchooo) pero esto no es coherente con él.
    Blanquean el antifascismo porque lo que muestran a los jóvenes que ven la serie es que se puede conseguir cambiar el mundo haciendo ruido y subiéndolo a las redes, eso es una visión inocente y falaz de la verdad. Así pues los chavales que vean la serie se sentirán reconfortados y partícipes del movimiento solo con hacer una pintada y les bastará mientras siguen consumiendo y actuando bajo las directrices de los oligopolios, pero ellos estarán satisfechos. Liquidez de Bauman, anulación de las ideas reales a favor de la imagen que puede o no contener el mensaje.
    Pobre película de La Ola, con lo buena que es mal favor le han hecho, pero también nos sirve para apreciar está lavada a lejía de las ideologías.
    En conclusión: tampoco sorprende que una plataforma capitalista como Netflix enfoque así un tema tan delicado, de haberlo hecho con base sería demasiado cruda. Basura tópica y superficial.
  • DIRECCIÓN CEC  - Comentario seleccionado por la Dirección de CEC
    COMENTARIO SELECCIONADO PARA NUEVA SECCIÓN

    Hola, Ruth, ante todo muchas gracias por tomarte el tiempo de escribir este comentario con el que nos alineamos totalmente pues, sin lugar a dudas, aporta, y está en nuestra línea de cuestionar todo lo que merece ser cuestionado, y no dar por buenos según qué productos en favor del entretenimiento puro y duro. Tu comentario ha sido seleccionado para una nueva sección que abriremos el próximo mes de diciembre, con una selección de los comentarios de nuestros lectores que más reflexión pueden aportar, y también aquellos que entreguen datos útiles a nuestros miles de seguidores. ¡Muchas gracias y aquí estamos siempre para compartir, debatir y reflexionar!
  • bomberb52  - Totalmente recomendable.
    Siempre me salen ampollas cuando leo esta serie de críticas tan dogmáticas y que hacen tan poco por difundir un mensaje.
    La serie tiene valor por si misma, primero; seguida de si no fuera por esta serie de netflix, una gran mayoría no hubiera tenido acceso a la anterior "la Ola" y a su vez averiguar que está basada en un experimento escolar acontecido en 1967.
    Como es posible algo asi?Pues gracias a Netflix, Es así que he llegado a esta página. Cómo decis que se llama? Cultura en Cadena?
    Me revienta este tipo de críticas haters al igual que otras muchas que viven de aficionados y gente corriente, criticando todo lo fácil y poco profesional y poco peso cultural e ideológico.
    A mi me gusta críticar la telerealidad por que no creo que aporte nada excepto evasión. Pero todo lo demás es muy aprovechable y más cuando una empresa permite hacer en cualquier parte del mundo cine que sin su aporte no sería posible.
    Lo primero que hice al ver la serie de Netflix fué pensar en Mr. Robot, otra serie que habla de subvertir o cambiar el orden establecido desde abajo. No llega Somos la ola al nivel de Mr Robot, pero plantea lo mismo, a mi entender, omo instaurar un nuevo orden sin que se parezca al que ya teníamos y ese es su valor por encima del formato y el segmento al que va dirigida. No todo va a ser arte y ensayo, por favor.
    A mi me ha llevado a entender un poco mejor que es un totalitarismo y como se llega a él, conociendo los defectos de este sistema de pseudodemocracias que rigen el mundo occidental hoy. Y ese es el valor que le doy, el de ver y pensar mas en la idea que en el producto.
  • CEC SERIES  - CEC RESPONDE
    Hay 2 ONG en el mundo "Open Arms" que salva a personas y Netflic que salva la "cultura", sólo por eso la serie ya es buena.
    En la misma línea el 9 de diciembre se estrena "Rebelde Guey" en Netflix. Un brindis por la cultura o dos.
  • Sergio  - Una crítica perfectamente realizada.
    Estoy de acuerdo con lo que expones en prácticamente todo, he visto las anteriores, y como han publicitado tanto esta pues he querido verla. Desde el minuto uno no me pintaba bien, aun así trate de acabar el primer capitulo, me ha sido imposible. Totalmente politizada y es que siento decirlo así, pero me ha resultado hasta vomitiva.

    Muy buena critica, un saludo.

Escribir comentario

  • Crítica de la serie SOMOS LA OLA (WIR SIND DIE WELLE) en Netflix España
  • Crítica de la serie SOMOS LA OLA (WIR SIND DIE WELLE) en Netflix
  • Crítica de la serie SOMOS LA OLA (WIR SIND DIE WELLE)
  • Crítica de SOMOS LA OLA (WIR SIND DIE WELLE) en Netflix España
  • Crítica de SOMOS LA OLA (WIR SIND DIE WELLE) en Netflix España
  • Crítica de SOMOS LA OLA (WIR SIND DIE WELLE) en Netflix
  • Crítica de SOMOS LA OLA (WIR SIND DIE WELLE)
Publicidad
Publicidad

Más contenido exclusivo en Facebook: ¡Únete!

Últimos comentarios

Suscríbete al RSS del Calendario de Series de CEC

Recibirás todas las nuevas fechas que incorporemos en nuestro calendario de series en tu e-mail y podrás preguntarnos sobre los próximos estrenos. Un servicio exclusivo y gratuito proporcionado por CeC.

Clicka aquí

Calendario de series USA, España, Reino Unido, Latinoamérica...

Todas las fechas de estreno, parón y regreso de series confirmadas oficialmente, AQUI.